Imagen
Prevención de la ceguera
Importancia de la ceguera por cataratas en adultos mayores
Retinopatía Diabética
Enlaces
www.braillewpueblodeluis.galeon.com
Preguntas y respuestas sobre la Diabetes
Como colaborar con las personas ciegas
Transporte Gratuito. Decreto 38/2004
Cencobra
Los 10 Mandamientos del diabetico
Libros a Escuela
Proyecto Red Patagónica
Sector Braille y Libro Parlante "César Antonio Rago"
Biblioteca Popular Agustín Álvarez
Biografia de Luis Braille
 
Biografia de Luis Braille
   
   
     
     
   
Biografia de Luis Braille


Nacido en Francia el 4 de enero de 1809, Louis Braille es quizá uno de los inventores más importantes y recordados de todos los tiempos por la gran aportación que hizo al mundo entero, con su sistema de lectura y escritura para personas con debilidad visual.
Su historia de vida está íntimamente relacionada a su maravilloso invento. A los 3 años de edad, mientras jugaba con un cuchillo se lastimó el ojo derecho, el cual perdió y que le dejó como consecuencia una oftalmía simpática que se instauró en su ojo izquierdo, perdiendo así la visión de ambos por completo.
Así comienza y se desarrolla su vida, alumno en su juventud y profesor desde 1828 en el Instituto para Jóvenes Ciegos de París. Al ser invidente, Louis comprendió que las personas con esta discapacidad bien podría desarrollar o suplir esta falta de vista con otro sentido: el tacto.
De esta manera un año más tarde, encontró una solución práctica, organizó un sistema de seis puntos en relieve, que al combinarlos unos con otros conseguía un medio eficaz para formar todas la letras, los números arábigos y romanos, así como los signos de puntuación.
Cada grupo de puntos está diseñado para poder sentirlo perfectamente al contacto con la yema de los dedos: Así, puede ser reconocido inmediatamente por un lector de braille y al mismo tiempo un vidente reconocer la forma de una letra sin mayores complicaciones.
Estos seis puntos, permiten 64 combinaciones distintas, lo que hace que el sistema tenga múltiples aplicaciones tanto en la literatura, las matematicas, las ciencias, la música y la informática y aunque fue creado en 1825, predomina todavía hoy 177 años después, como la forma más eficaz para la escritura y lectura de las personas ciegas. Su valor e importancia son mayores en la fase inicial del proceso educativo de dichas personas y constituye por lo general, el recurso utilizado en sus diferentes actividades, a lo largo de toda la existencia.
Gracias al legado de este francés, que se adelantó a su época, hoy millones de ciegos en todas partes del mundo permanecen en contacto permanente con la información y el conocimiento.
Luis Braille es una muestra de aquellos hombres que superan su temporalidad para establecerse en todo el mundo y todo el tiempo, por su obra: el Sistema Braille.

Louis Braílle murió en París, a los 43 años de edad, víctima de una tuberculosis pulmonar contraída, muy probablemente, durante la adolescencia. Es importante destacar que Braille fue además de un gran inventor un destacado estudiante, profesor y músico.
Actualmente su “Casa Natal” está aún en pie y puede ser visitada por el público. Ubicada en Coupray en la antigua calle de Buttes. En 1952 (centenario de la muerte de Braille), la Asociación Amigos de Louis Braille, compró la Casa Natal. Poco después pasó a ser administrada por el Comité Louis Braille del entonces Consejo Mundial para la Promoción Social de los Ciegos. En 1984, al fusionarse este Consejo con la Federación Internacional de Ciegos y surgir la actual Unión Mundial de Ciegos, la Casa y el Comité pasaron a formar parte de la Unión. Antes, el 8 de diciembre de 1966, el Estado de Francia inscribió a la Casa Natal en el inventario de los monumentos históricos. Es de esperar que la UNESCO, alguna vez, reconsidere su negativa actual y decrete (como corresponde) a la Casa Natal, Patrimonio de la Humanidad.

Casa Natal
Sobre una colina a 35 km de París y rodeada de viñedos, se extiende una pequeña villa. En ella hay una modesta casita de mediados del XVIII, con su techo a dos aguas, su chimenea, su jardín y su breve escalera que conduce a la puerta de entrada.
La villa es Coupvray y la casita es donde nació Louis Braille el 4 de enero de 1809.
En 1952 fue abierta al público pero hace un par de años debió cerrarse para su refacción. Ahora, vuelta la casita a la atmósfera de la época de Braille, fue reabierta el pasado 8 de febrero con la presencia de autoridades francesas y de la Unión Mundial de Ciegos. Entre otros, estuvieron presentes, Enrique Elissalde (Presidente de la FBU y de ULAC) y Judith Varsavsky (Encargada de la Unidad de Gestión de la ONCE con sede en Montevideo).
El encanto de la casita está en su simplicidad. Parece hecha a imagen y semejanza de Louis Braille: humilde y sobria pero capaz de trascenderse a sí misma y a las 60 o 70 casitas que forman la villa. Ahora que la casita fue refaccionada, ni ésta ni Coupvray parecen haber cambiado, siguen en la misma dimensión temporal, la villa con su única comunicación ferroviaria a través de la estación Esbly (a dos kilómetros de distancia); la casita con su sala principal, sus habitaciones del piso superior, su granero y el taller de talabartería donde el pequeño Louis, a los 3 años de edad, sufrió el accidente que lo dejó ciego.
Aunque el calendario indicaba tiempo de invierno, el sábado 8 fue un día casi primaveral. La concurrencia (franceses, alemanes, ingleses, italianos, norteamericanos, latinoamericanos), disfrutaron de una jornada que unió los orígenes con el futuro. Frente a la Casa Natal, en la parte baja de Coupvray, en el extremo de la calle que antiguamente se conocía como el camino de Buttes, el Dr. Herie (Presidente de la Unión Mundial de Ciegos), supo expresar el homenaje al inventor del sistema de lectura y el compromiso con la alfabetización y la lucha contra la marginación de quienes no ven en nuestros días.
En 1952 (centenario de la muerte de Braille), la Asociación Amigos de Louis Braille, compró la Casa Natal. Poco después pasó a ser administrada por el Comité Louis Braille del entonces Consejo Mundial para la Promoción Social de los Ciegos. En 1984, al fusionarse este Consejo con la Federación Internacional de Ciegos y surgir la actual Unión Mundial de Ciegos, la Casa y el Comité pasaron a formar parte de la Unión. Antes, el 8 de diciembre de 1966, el Estado de Francia inscribió a la Casa Natal en el inventario de los monumentos históricos. Es de esperar que la UNESCO, alguna vez, reconsidere su negativa actual y decrete (como corresponde) a la Casa Natal, Patrimonio de la Humanidad.
Mientras tanto es posible disfrutar de la sala principal donde desarrollaba su vida la familia Braille y donde, separada por una cortina, está el lecho donde nació Louis.
Una de las habitaciones de lo alto, tiene el especial valor de ser la habitación que utilizó Braille cuando recrudecía la tuberculosis que padeció y debía retirarse del Instituto de París para reponerse en su Casa Natal.
En esta habitación y en otra de los altos, hoy se exhiben diferentes materiales, equipos, utensilios. Entre ellos tuvimos la entrañable emoción de encontrar dos estantes dedicados a nuestros libro-juguetes. Fue un doble reencuentro: con Braille y con nosotros mismos; fue un retorno pleno a los orígenes del sistema que nos permite leer y escribir y con el cual ideamos libros con formas que, nuevamente, recorrimos (a 20 años de editados) como aquel inicial libro con formato-reloj, o el inolvidable Cuento del camión, o la llave con su magia...
Como no podía ser de otra manera, también visitamos el taller de talabartería. La tradición de los Braille en este oficio se remonta al abuelo Simón (instalado en Coupvray en 1740) y puede aún retroceder más, hasta mediados del XVII, con el Sr. Auville, padre de la esposa del abuelo Simón.
La ocasión fue propicia para visitar también la iglesia donde fue bautizado el pequeño Louis.
Un banquete ofrecido por el Alcalde de Coupvray cerró este día que nos devolvió la Casa Natal con su antigua fisonomía y a la que nosotros debemos poblar con la nueva dimensión que hoy tiene el sistema braille gracias a la tecnología y a su moderno empleo en la alfabetización y la educación.